fbpx

Una gestión políticamente correcta de la pandemia es una gestión humanizada

Por LISANDRO RAMELLA / Licenciado en Marketing y consultor psicológico

Taza de contagios, muertes, números de camas ocupadas de terapia intensiva, vacunas, vacunados, palabras claves que han sintetizado la escena política, mediática y sanitaria del país. Sin embargo, todo intento de hacer reduccionismos en cuestiones relacionadas a la complejidad del ser humano termina siendo, además de irreal, contrario a la solución. Es que pretender sintetizar el concepto de salud al tener o no tener Covid19 es el primer error a la hora de pensar la gestión político-sanitaria de la pandemia. Y, el mencionado reduccionismo, no es cualquier error, es un TREMENDO ERROR.

La salud, en realidad, es algo bastante más complejo que engloba al equilibrio en materia orgánica, psicológica y social. Es decir, para que una persona se considere realmente sana, no solo debe tener salud desde lo físico u orgánico sino también desde lo psíquico y social. Es decir, además de no padecer ningún problema de índole orgánica, también debe tener una buena salud mental lo que implica estar alejado de angustias, depresiones, miedos, ansiedades, entre otras y, por el contrario, promover la alegría, la esperanza, la proyección de futuro y la promoción personal y profesional, entre otras cosas. Además, para que esto último sea posible, se tiene que terminar de cerrar el círculo con lo que se entiende como salud social. En definitiva, una sociedad saludable es aquella donde se promueve el bienestar propio y ajeno, se respetan las instituciones y el orden, se considera al prójimo en cada decisión y acción, se vislumbra un futuro con cierta claridad y estabilidad.

Considerando lo anterior, si realmente hablamos de salud, debemos entender que una persona puede no tener Covid19 y, sin embargo, estar tremendamente enferma. Y, por el contrario, quizás tenga Covid19 y pueda superar el virus sin mayores inconvenientes gracias a una sólida salud psíquica y social. Es por ello, que para promover realmente la salud y hablar de gestiones políticas en materia sanitaria, se debe considerar al concepto como algo complejo, holístico que requiere pensar y llevar adelante un orden social donde exista estabilidad económica, posibilidades reales de progreso personal y profesional, seguridad ciudadana, respeto del prójimo, entre otras cuestiones que a su vez repercuten en la salud psíquica y entonces promueven y fortalecen al organismo, algo tan necesario y fundamental para superar al Covid19 como así también a otras enfermedades y virus. Esta idea, es la que realmente se debe poner en práctica si se quiere promover la salud de los argentinos y, no solo de los argentinos, de los seres humanos en general; ya que ante todo, una gestión políticamente correcta de la pandemia es una gestión humanizada.