fbpx

Publicidad más transparente en redes sociales

Que todo, absolutamente todo pueda encontrarse en internet era algo que ya se venía percibiendo hace unos años y que se potenció con la cuarentena de 2020. Pero, ¿cuáles son los criterios que los usuarios tienen en cuenta a la hora de elegir una marca sobre la otra?

Jeans, ropa interior, comida, medicamentos, muebles, autos, shows de stand up, teatro, capacitaciones, licenciaturas, curso de desarrollo web online, todo está en un mismo lugar. Solo basta con entrar al buscador y escribir palabras claves.

Se puede encontrar mil opciones y con variadas características. Hasta optar por comprar o estudiar en locales y centros de otros países o continentes, desde la comodidad de nuestro living. Todo al alcance de un clic. ¡Gracias, Internet!

¿CÓMO SOBRESALIR ENTRE TANTA OFERTA SIMILAR?

Hace más o menos una década, las redes sociales se vienen convirtiendo, no sólo en el espacio de dispersión por excelencia, sino también en la vidriera de muchos emprendimientos y empresas.  El aislamiento y la imposibilidad de abrir los locales físicos, hicieron que esta situación se incremente.

La necesidad de resaltar entre tanta oferta, llevó a que se profesionalice más la creación de contenido y el estudio de la publicidad en redes sociales. Las estrategias de venta fueron mutando, al igual que el contexto.

Las redes sociales son una pantalla en donde cada uno decide qué y cómo mostrar. Sin embargo, la transparencia y la humanización de los perfiles de venta de servicios y/o productos, hicieron la diferencia.

La necesidad del contacto humano sigue siendo clave. Saber quién o quiénes están detrás de la pantalla, da confianza. Mostrar los valores del emprendimiento o empresa y dejarlos en evidencia, fidelizan al cliente.

COMUNICAR CON CONCIENCIA

Pagar publicidad online por pagar no sirve de nada, si no hay una buena comunicación por detrás. Bombardear al usuario con publicidad en stories o post vacíos de contenido, puede llevar tráfico a la página o red, pero no necesariamente significará una conversión.

El cliente debe empatizar con la marca y sentir que a la inversa es reciproco. Es clave crear una relación a largo plazo. El alcance pago servirá para captarlo, atraerlo, pero hay que trabajarlo para que se quede.

Por este motivo, las cuentas más fuertes son aquellas que logran que el cliente interactúe. Le dan un motivo por el cual seguirlas. No sólo venden un producto, sino una experiencia real y transparente.

OBJETIVOS CLAROS

No tener en claro los objetivos a la hora de pautar una publicación, puede ser un error colosal. ¿Se quiere captar clientes al perfil? ¿Concretar más ventas? ¿Derivar en una web o un llamado a la acción? ¿Conseguir una base de datos?

Sin estas respuestas, difícilmente podrá crearse una publicidad eficaz. Este error puede derivar en una inversión importante de dinero que terminará en pérdida.

Imaginemos una publicidad llena de color, entretenida y atractiva, pero, que, al entrar al perfil, su mensaje e identidad no tiene que ver con lo que se vio en la historia. En primera instancia, no se comprenderá como se llegó allí y, finalmente, no dará confianza evitando la inversión.

Este problema se debe a que no hay una línea de comunicación definida. Esa cuenta no tiene un trabajo integral de comunicación, con acciones de publicidad y venta. Y nadie se quedará a identificarlos. La superfluidez de las redes no da tiempo a investigarlo. La información tiene que estar rápida y clara, al alcance de la mano. La advertencia ya está hecha, no hay que cometer el error de querer vender un producto de forma descontextualizada y vacía, sin trabajar la identidad de marca y sin ser transparente. Mientras más claros y más confianza se le dé al cliente, más segura será la venta del producto y/o servicio.