fbpx vay tin chap tieu dung tima vay cách đầu tư tiền hiệu quả cvv number là gì ví dụ về bảo lãnh ngân hàng

Plan “Platita”: el riesgo de una vuelta al peor pasado

MARIO NEGRI / Diputado Nacional por la Unión Cívica Radical

El prestigioso diario Financial Times publicó día atrás un editorial que lleva por título “Argentina se arriesga a repetir sus problemas económicos”. Lo hizo apenas se conoció que el Gobierno Nacional apelará a una mega emisión de billetes para intentar que el consumo mejore y así también sus posibilidades en las elecciones de Noviembre.

Veamos qué significa y qué riesgos implica esa decisión en términos concretos.

El gobierno tiene un elevado déficit fiscal y emite pesos para financiarlo. Para que esos pesos no presionen sobre el dólar y la inflación, el BCRA ofrece a los bancos invertirlos en Leliqs por las que les paga un 38% de interés anual.

Actualmente más de la mitad de los depósitos en pesos del sector privado ya están invertidos en Leliqs, porque lo que invierten los bancos es la plata de sus clientes. Si a ello le agregamos que los bancos también compran Bonos al Gobierno, tenemos que 2/3 de los depósitos privados en pesos están invertidos en deuda del BCRA y del Gobierno Nacional, cuya solvencia hoy está en un nivel que no despeja dudas.

Es decir que la mayor parte de los ahorristas privados están financiado a un estado que sólo puede pagarles emitiendo aún más, pulverizando el ahorro por una mayor inflación.

Esa dinámica es insostenible en el tiempo y está generando las bases, de no dar certezas ni esbozar un plan económico creíble, de una posible crisis bancaria y cambiaria. Eso ya ocurrió otras veces en Argentina.

Desde que asumió, el kirchnerismo triplicó el stock de Leliqs, esas que prometió dejar de pagar para aumentar a los jubilados. Pasó de 1,2 billones de pesos a más de 4,0 billones en la actualidad. Por esas letras paga intereses por más de 1.5 billones de pesos por año, equivalente a u$s 15.000 millones al tipo de cambio oficial.

Al mismo tiempo que el BCRA emite toneladas de pesos, empieza a perder reservas. Sólo en Septiembre relegó por u$s 1.000 millones para evitar que el dólar oficial se devalúe o para que el paralelo no llegue a $ 200 antes de las elecciones.

Emitir pesos descontroladamente y vender reservas para contener el dólar puede llevar a una crisis cambiaria y bancaria si no se corrige a tiempo. Acá y en cualquier país del mundo.

EL PLAN PLATITA Y SU POSIBLE IMPACTO EN EL SISTEMA FINANCIERO

El festival de emisión monetaria sin respaldo que se generará para financiar la pretendida recuperación electoral del kirchnerismo puede empeorar la situación y derivará en un salto del oficial o una mayor brecha cambiaria. Eso pasó en la previa al Rodrigazo en 1975. Una brecha creciente tarde o temprano llevará a una devaluación del dólar oficial, disparando una crisis inflacionaria.

Si el sector privado asume que por causa de la mega emisión la brecha se dispara, se podría generar una crisis bancaria por buscar más pesos para pasarse al dólar bolsa o al blue. Eso también ya pasó otra vez en Argentina.

Y si, por otro lado, el Gobierno sigue vendiendo los dólares que quedan en las reservas líquidas no tendrá cómo afrontar esa demanda y la corrección que haga el mercado será absolutamente descontrolada. Y eso es algo que también ya sucedió en Argentina.

Todos estos riesgos, por ahora potenciales, son evaluados por el mercado y eso se traduce en un riesgo país que no para de crecer.

Conclusión: la financiación del déficit fiscal con más emisión genera una oleada de pesos al mercado que el Gobierno intenta contener con herramientas que ya están saturadas y por tanto pueden empezar a fallar. Dos tercios de los depósitos de los ahorristas en los bancos ya están invertidos entre Leliqs y bonos del Gobierno, lo que implica una “colosal” bicicleta financiera sólo para que los pesos no salgan a buscar al dólar.

Esta bicicleta nos cuesta más de u$s 15.000 millones anuales sólo en intereses de Leliqs. El BCRA paga más intereses por esos instrumentos que lo que paga el Gobierno por toda la deuda pública.

Mientras la deuda con el FMI, una bandera electoral del kirchnerismo sostenida en un falso argumento, le cuesta al país intereses por u$s 1.500 millones anuales, las Leliqs le cuestan más de u$s 15.000 millones anuales. Dato mata relato.

El Plan Platita puede ser una bomba de tiempo que se sabe explotará, más tarde o más temprano. Y eso tiene un resultado cantado: más pobreza, más desempleo y una peor distribución del ingreso.