Peligran los 7 mil empleos de las salas de cine

La industria del cine es una de las más afectadas por la pandemia. Si bien posee protocolos sanitarios para el regreso a la actividad, con el aumento de casos no será posible en el mediano plazo.

Para Martín Álvarez Morales, presidenta de la Cámara Argentina de Exhibidores Multipantallas y CEO de Cinemark y Hoyts Argentina, la clave pasa por el Gobierno. Piden mayores medidas de asistencia que puedan sostener las 800 salas y los 7 mil trabajadores.

“Desde el 20 de marzo, no hay un solo cine que pueda operar. Todos están manteniendo sus plantas de trabajadores. Lo peor es que aún no sabemos cuándo podremos volver a abrir”, admitió el ejecutivo.

Reconoce que “el ATP es fundamental y debe ser prorrogados seis meses. También pedimos una reducción del IVA y no pagar el impuesto al cheque. De manera directa o indirecta, damos trabajo a unos 7 mil empleados en todo el país. Puntualmente en Cinemark y Hoyts, tenemos unos mil empleados”.

Consultado por los protocolos, el empresario apuntó: “Los estamos armando para dentro y fuera de la sala de cine. Entendemos la distancia de metro y medio fuera de la sala y, también, en la fila. Pero, una vez que los espectadores están sentados frente a la pantalla, nadie habla. Por eso, planteamos que se deje una butaca libre, a la derecha y a la izquierda, y también, adelante y atrás del espectador. Si fueran espectadores convivientes, se dejarían dos butacas, tanto a los costados, como adelante y atrás”.

× Agendanos y recibí noticias destacadas