fbpx

OEA-Celac: democracia o dictadura

Por JUAN PABLO LOHLÉ / Ex Embajador argentino en Brasil

La OEA es un organismo centenario (precedente en 1890 como Unión Panamericana) constituido por un Tratado Interamericano firmado en Bogotá en 1948. Es un organismo internacional de carácter regional de Naciones Unidas .

Tiene una estructura de principios y orgánica, sus principales órganos son el Consejo Permanente y la Asamblea General , cuyas resoluciones se votan de acuerdo a su Carta. En cambio, la CELAC es un foro donde participan los países para debatir y coordinar actividades comunes. Tiene la particularidad de que lo integra México, socio de Estados Unidos y Canadá.

Brasil se retiró por decisión de Bolsonaro. Es un mecanismo de concertación donde las decisiones se toman por consenso. La presidencia es anual. No tiene presupuesto, lo financia quien está a cargo de la presidencia. Tampoco tiene una orgánica, se reduce a la relación abierta de los estados partes entre sí.

Encuesta: Así está la imagen de los 15 principales dirigentes

Fidel Castro identificó a la OEA como el “ministerio de las colonias”, también aleccionaba sobre ello a sus visitantes en sus largas tertulias. Así logró convencerlo a Chávez de la creación de un organismo donde no estuvieran Estados Unidos y Canadá. Tener un “foro propio” donde se pudiera debatir contra el imperialismo americano. Algunos éxitos obtuvieron, cómo fue la Conferencia de Mar del Plata con el célebre “ALCA al carajo” expresado por el comandante venezolano.

La CELAC crea una situación especial en la cual las dictaduras de la región pueden evitar el aislamiento y compartir un ámbito multilateral con países que tienen una forma de gobierno y otros que que tienen una forma totalmente diferente. La OEA estableció la cláusula democrática. Donde el valor de la libertad y la democracia son una condición previa para la membresía plena. Solo así se entiende el desarrollo y la participación de tantos países del hemisferio.

Encuesta: Funcionarios nacionales con mejor y peor imagen

El prestigio ganado ha sido su trabajo en el fortalecimiento de la democracia, la defensa de los derechos humanos y la libertad de expresión . Esta más que claro que Cuba, Venezuela y Nicaragua no cumplen ninguno de estos principios. Los violan sistemáticamente .

La Argentina, finalmente, logró la Presidencia de la CELAC y esto le permite presidir un organismo donde apoyarse en sus necesidades internacionales. Se especula que si en Brasil gana Lula van a realizar el sueño de un ABC progresista. Si a ello se suma Gustavo Petro en Colombia, resucitan también la Unasur. Mercosur también volvería a su senda de normalidad .

También es bueno señalar que en Liverpool se reunieron los cancilleres del G7 donde señalaron, en advertencia a Rusia , China e Irán , que los países democráticos “deben alzarse frente a los regímenes autocráticos que amenazan al mundo libre”. Como también “promover el comercio y la inversión para defender la libertad y la democracia en el mundo”.

15 récords de Argentina que seduce a los turistas

El presidente Alberto Fernández, en la ceremonia de su asunción como presidente pro tempore de la CELAC, expresó que este organismo no nació para oponerse o enfrentarse a otras instituciones ni a inmiscuirse con otros paises, “solo para defenderse a sí mismos”.

Era obvio que no se podía plantear la dicotomía dictadura o democracia. Es la contradicción principal que tiene la institución progresista. Tampoco habló del respeto a los derechos humanos que día tras día es para uso doméstico y ahora enarbolado por la oposición. Tampoco de democracia pluralista, porque hubiera sido sectario y excluyente.

La tendencia que prima es un populismo de izquierda con serios debilitamientos de los sistemas democráticos. La flexibilidad que se argumenta es que se puede mutar de opinión de acuerdo a la conveniencia. En lo internacional será la puerta de entrada de las autocracias en el continente, será un campo propicio para la avanzada de potencias extracontinentales .

Argentina está en situación de serias dificultades, esperemos que el camino emprendido por el Gobierno no sea para aumentarlas. La presión financiera a que el país está sometido, la inflación, la pandemia, hacen necesario elegir un rumbo internacional que no nos perjudique aún más y sea útil al interés nacional. Esa es la esperanza.