fbpx

Larreta confirmó qué vacunas pueden reemplazar la segunda dosis de Sputnik

El jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta anunció que los adultos mayores que recibieron la primera dosis de Sputnik V podrán aplicarse la vacuna Moderna como segundo componente. Esto es luego de los dos Estudios de Combinación de Vacunas realizados en la Ciudad de Buenos Aires demostraron que es seguro utilizar AstraZeneca y Moderna como segundas dosis de Sputnik V.

“Desde el primer día, las vacunas las provee el Gobierno nacional. Nosotros, hace un mes y medio, cuando veíamos que se venía demorando la llegada de la segunda dosis de Sputnik V, lanzamos varios estudios para evaluar la posibilidad de combinar vacunas. Esto ya se hace en otros lugares del mundo”, comentó Rodríguez Larreta, acompañado por el jefe de Gabinete, Felipe Miguel, y el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós.

El Jefe de Gobierno sostuvo que “el objetivo es que se pueda completar lo antes posible el esquema de vacunación, que es la mejor manera de garantizar la inmunidad”. 

En ese marco, informó que “ya terminamos un primer estudio que nos permitió medir la eficacia del primer componente de la Sputnik combinado con un segundo componente de la AstraZeneca o la Sinopharm”. 

“El estudio demostró, primero, que la combinación de vacunas es segura, no genera riesgos adicionales. Y respecto de la inmunidad, se comprobó que el uso de una vacuna como la AstraZeneca como segunda dosis da una inmunidad muy similar a si se diera una segunda dosis de Sputnik. En el caso de la Sinopharm vamos a tener los resultados para el fin de esta semana”, explicó. 

“Por otro lado, ante la llegada de una partida de vacunas de Moderna, hicimos un segundo estudio similar al anterior. Y los resultados también demostraron ser muy buenos”, agregó Rodríguez Larreta. 

Por eso, el Jefe de Gobierno porteño anunció que “ya estamos contactando a todos los que tienen la primera dosis de Sputnik y que no recibieron la segunda dosis. Les vamos a ofrecer completar el esquema de vacunación con alguna otra alternativa”. 

Obviamente, esto es voluntario. Quien prefiera esperar una segunda dosis de Sputnik lo puede hacer. Pero los estudios muestran que esta combinación da buen nivel de inmunidad”, ratificó. 

“Para los que acepten recibir una segunda dosis de una vacuna diferente, vamos a empezar a darles turnos para vacunarse con la Moderna”, señaló. 

Por su parte, Quirós detalló que “los estudios que evalúan la posibilidad de intercambiar vacunas dentro de esquemas completos, básicamente analizan dos aspectos: uno es la reactogenicidad, es decir, cuál es el nivel de seguridad y las reacciones adversas que tienen las personas en los primeros cinco días luego de aplicarse la vacuna intercambiada. Lo segundo que se evalúa es la inmunogenicidad, es decir, cuál es el grado de respuesta inmunológica”. 

“En términos de reactogenicidad e inmunogenicidad, la AstraZeneca es perfectamente intercambiable con Sputnik. Sinopharm tiene ciertos niveles de protección vinculados a la inmunidad celular y estos estudios llevan un poco más de tiempo, se necesita un poco más de tiempo también en el cuerpo humano para poder producirse adecuadamente. De manera que, hasta hoy, los resultados con Sinopharm no son concluyentes”, dijo el Ministro. 

Quirós también sostuvo que “dar una segunda vacuna de ARN mensajero como la Moderna después de una vacuna vectorial como la Sputnik V o AstraZeneca, es suficientemente seguro. Las reacciones adversas fueron iguales, así que podemos afirmar que la seguridad de la vacuna Moderna como segunda dosis de Sputnik V es igual que administrar la segunda dosis de Sputnik V”. 

En la Ciudad, hay alrededor de 180 mil personas que ya cumplieron el plazo de tres meses desde la primera dosis. 

La decisión de avanzar con los esquemas cruzados fue tomada por el Ministerio de Salud de la Nación en base a los estudios que comenzaron en la Ciudad y después se replicaron en otras cuatro jurisdicciones. Los resultados favorables coinciden con los alcanzados en investigaciones internacionales de similares características. 

En el primer ensayo participaron 277 personas mayores de 21 años e incluyó las vacunas Sputnik-V, AstraZeneca y Sinopharm. Los grupos se distribuyeron de manera equitativa, es decir, un igual número de personas completaron el esquema con cada combinación. 

Luego, con la llegada de Moderna al país, se inició un nuevo estudio con 348 vecinos. En el mismo, además de incluir la vacuna estadounidense, también se evalúa la posibilidad de utilizar el primer componente de la Sputnik-V como segunda dosis.