fbpx

La bronca, 2001-2021

CARLOS RUCKAUF / Ex Vicepresidente de la Nación

“Lo que no se prevé con la cabeza, se aguanta con la espalda” (Anónimo)

El 14 de octubre de 2001 se realizaron las elecciones parlamentarias nacionales, en las que el gobierno de la Alianza (frente integrado por el Frepaso y la UCR) fue derrotado, más por la abstención y el voto en blanco, que por el PJ.

Precedido por la ruptura entre el vicepresidente (peronista de izquierda) Carlos Álvarez y el presidente (radical) Fernando de la Rúa y sobre la base de una monumental crisis económica, producto del agotamiento de la convertibilidad, el resultado electoral indicaba una bronca colectiva que no supimos ver.

El 25 % de los habilitados para votar dejaron de concurrir y el 24%, de los que sí lo hicieron, votaron en blanco. Hoy, 20 años después, la bronca reaparece. En las recientes PASO, la abstención fue del 32,4%, es decir muy superior a las elecciones de 2001. Conviene recordar que en ese momento no existían las PASO.

Nuevamente la crisis económica es de gran magnitud y los empleados, obreros y jubilados tienen ingresos insuficientes. Estos además se licuan por la inflación.

Los trabajadores de los sectores informales de la economía la pasan aún peor, ya que miles de Pymes han cerrado y nadie está seguro sobre su futuro.

La fuerte presión de las fuerzas políticas para que los ausentes concurran a votar podría lograr que aumente el presentismo, pero también que crezca el voto en blanco. Ver con tiempo la magnitud de la bronca y lograr, luego del 14 de noviembre, acuerdos entre oficialismo y oposición sobre políticas de Estado, podría evitar que se repitan los trágicos sucesos de diciembre del 2001.

Es difícil en medio de una campaña electoral, con los ánimos caldeados, proponer acuerdos para “el día después”. Siento la obligación de hacerlo. La noche del 19 de diciembre del 2001 estábamos reunidos, con el ministro de Interior, en un hotel céntrico, un grupo de prominentes dirigentes del oficialismo y la oposición, buscando una salida a la bronca producida por el “corralito” que había inmovilizado los ahorros de todos los argentinos.

Una urgente llamada telefónica al Doctor Ramón Mestre le y nos dio la noticia del principio del fin: decenas de miles de argentinos habían salido a la calle con una única consigna: “que se vayan todos”. Dos días después renunciaba De la Rúa y comenzaba un periodo de inestabilidad y crisis aún más profunda.

Índice de pobreza setiembre 2001 46%, índice de pobreza setiembre 2021 41%. Albert Einstein afirmaba: “No podemos resolver los problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos”.