fbpx chuyển khoản khác ngân hàng phí bao nhiêu vay vốn tiêu dùng không thế chấp vib ebanking vib credit card công ty tài chính prudential lừa đảo

El sistema educativo como audiencia cautiva del populismo

Por ALEJANDRO FINOCCHIARO / Ex Ministro de Educación de la Nación

Este fin de semana, seguramente muchos vimos en redes sociales el video de un alumno increpando a funcionarios en el marco de una exposición en La Matanza. Detrás del episodio puntual se esconde un problema grave y sobre él quiero llamar la atención: Expo Joven, así la denominan, es otro ejemplo de adoctrinamiento.

La Secretaría de Juventud de La Matanza tomó, de cara a la campaña, un rol activo. Lo notamos en varias ocasiones: en iniciativas para encender centros de estudiantes e impulsar actividades supuestamente de construcción de ciudadanía; en el proyecto para reunir al alumnado con candidatos de estas elecciones -algo que verificamos también en otras regiones educativas de la provincia de Buenos Aires-; en la producción de acciones que aún en tiempos de presencialidad muy restringida les franqueaba el acceso a las escuelas, mediante un cronograma muy preciso, para que pudieran bajar línea sobre estudiantes que por entonces no podían, siquiera, entrar en contacto con el total de sus compañeros.

Expo Joven es más de lo mismo. Un marco cultural aparentemente atractivo y diverso que, estratégicamente, inserta una mirada única sobre los modelos de país y de vida deseables.

Como ejemplo, entre las múltiples clases, talleres y conversatorios la muestra planteaba iniciativas como “Hacia un país nacional, popular y feminista”, con la anunciada presencia de “nuestro intendente Fernando Espinoza”; otras que buscan reflexionar sobre “Violencia Institucional”, “Educación y Políticas Estudiantiles”, “Mujeres y Disidencias en Política” o “El Futuro del Trabajo”, entre muchísimas propuestas que incluyen un taller de cultivo de cannabis.

Por supuesto que es saludable pensar y promover espacios de intercambio plural sobre muchas de estas dimensiones sociales. El problema es que en esta oportunidad los interlocutores son funcionarios de los gobiernos municipal, bonaerense y de la nación, todos del mismo color político. No se plantea ninguna apertura de criterios ni estimulación de inquietudes para que los chicos desplieguen su capacidad y potencial.

Lo que prevalece es el reduccionismo histórico y el sesgo ideológico. No los desafían a volar, los anclan al suelo con simplificaciones elementales del “país para todos o el país para pocos”.

Pueden imaginarse ustedes de qué lado se autoperciben los funcionarios kirchneristas o las celebridades que animan las jornadas. Todas las voces todas, como dice la canción, son afines al oficialismo.

Hay algo más, y peor: hasta ella muchos chicos son conducidos más allá de su propia voluntad. Si no pertenecen a la matrícula de escuelas con equipos directivos militantes -las hay, y son muchas-, la Jefatura de Inspección se encarga de ordenar a los independientes -a los docentes de verdad- el envío de un determinado número de cursos como si se tratara de una salida escolar. En realidad, lo que persiguen es audiencia cautiva. En ese encuadre se da el incidente contenido en el video viralizado.

Expo Joven no es otra cosa que un nuevo y burdo intento de convertir a las escuelas en un espacio de captación de voluntades partidarias. Un engranaje más de esta maquinaria que sistemática y metódicamente vulnera el verdadero derecho a la educación de los chicos y les reduce la ventana desde la que empiezan a asomarse al mundo.

Nosotros queremos que sea un mundo que puedan protagonizar ejerciendo su libertad; el adoctrinamiento los convierte en esclavos de un proyecto hegemónico.