fbpx internet banking vib tima cho vay chuyển tiền từ momo sang tài khoản ngân hàng bands แปลว่า การใช้ macd

Cerró La Americana, tradicional pizzería de la avenida Corrientes

Propietarios de la pizzería La Americana, en la avenida Corrientes, anunció su cierre. Esta casa con 86 años de historia continuará con sus locales de Callao y Bartolomé Mitre y de Rivadavia y Pueyrredón. Semanas atrás habían bajado sus persianas definitivamente los tradicionales espacios gastronómicos La Continental, en Avenida de Mayo; la parrilla Las Nazarenas; Oviedo; El Obrero; The Kilkenny, Rioja, Sottovoce, Filo, El Living y Shamrock, entre otros.

La Americana nació en Callao 83. Allí ganó el lema como “La Reina de las Empanadas”. Luego llegó la sucursal de Corrientes 1383, de grandes dimensiones. Con la pandemia, los propietarios del local exigieron a La Americana que siga abonando la totalidad del alquiler en tiempo y forma. Eso obligó a la pizzería a que no pueda cumplir con sus obligaciones y deba cerrar.

“Es realmente lamentable. La situación es complicada. No hay teatros, ni Tribunales y muy pocas oficinas. Estábamos vendiendo alrededor de 100 pizzas por día, mientras que antes vendíamos 500. Por turno, trabajaban diez personas, antes de la pandemia éramos 45”, aseguró Alejandro González, gerente de La Americana.

Por su parte, Gustavo Luraschi, presidente de la Asociación Amigos de la Avenida Corrientes, Peatonal Lavalle y Obelisco, expresó: “El panorama de las pizzerías y del resto de los comercios de la zona está igual. Nadie vende más de un 30% de su facturación normal, no hay público. Estamos muy complicados en la zona. El 50% de comercios ya están cerrados, si se suman todas las calles transversales del interior de la avenida”.

Lorena Fernández, la presidenta de la Asociación de Propietarios de Pizzerías y Casas de Empanadas de la República Argentina (APPYCE), agregó: “Hoy nadie quiere estar en la avenida Corrientes, con lo emblemática que es. Esto de trabajar hasta las 19 es un golpe de gracia letal para las pizzerías. Nos colocan en una situación de quiebre, cierre y destrucción masiva del empleo para la mayor parte de los locales”.

El decreto nos lleva a la peor etapa de 2020, pero ahora sin la ayuda del estado nacional y municipal. Se agotaron los ahorros y las posibilidades de crédito. Nos endeudamos con el solo fin de mantener nuestros negocios abiertos ajustados a las normas y protocolos de seguridad”, describe Fernández.

Explica que hay alrededor de 6.000 pizzerías en todo el país. De ese total, entre 800 y 1.000 se encuentran en la Ciudad de Buenos Aires. “El año pasado cerró el 15% de las pizzerías. Y este año podría cerrar otro 15%“.

Según Fernández, la mayoría de las pizzerías que cerraron al inicio de la pandemia eran las que funcionaban en locales alquilados. Sus dueños no podían pagar el alquiler ni negociarlo. Y advierte que, después del respiro del verano, ahora volverá a pasar lo mismo.

“En nuestro sector, cerca del 70% de la facturación se hace de noche -dice Fernández-. Que nos saquen la noche es lo peor que nos puede pasar. Encima no tenemos ATP ni ayuda de nada. Y todavía estamos pagando deudas de 2020″, sostuvo.

En APPYCE, además, piden que se limiten las comisiones de las empresas de delivery. Y explican que ese sistema no cubre la caída en la facturación que sufren al no poder recibir clientes por la noche. “El delivery depende mucho de la zona. En los barrios representa el 30% de la facturación, pero en el centro y microcentro, un 5% con viento a favor“, dice Fernández.

Y agrega: “Además, al no poder tener abierto el salón, los locales que no tienen espacio en la vereda, como Los Inmortales, directamente tienen que cerrar. ¿Cómo hacen para mantenerse?”.