fbpx

Buenos Aires, distinguida como una de las ciudades más activas contra el cambio climático

El Grupo de Liderazgo Climático C40, conformada por las principales 40 ciudades del mundo, distinguió a las tres ciudades más activas de cada región en la lucha contra el cambio climático. Buenos Aires, Bogotá y San Pablo fueron reconocidas como las más comprometidas de América Latina.

A nivel global, fueron distinguidas las ciudades de Los Ángeles, San Francisco, Boston, Londres, Copenhague, Milán, Seúl, Tokio, Melbourne, Durban, Accra, Johannesburgo, Dubai, Dhaka, Delhi, Hong Kong, Shenzhen y Nanjing.  

Según señaló C40, estas ciudades tomaron medidas excepcionales en 2020 para compartir las mejores prácticas entre ciudades. Brindaron un liderazgo intelectual extraordinario y representaron la red C40 a nivel mundial. “Dado que muchas ciudades están comprometidas para garantizar una recuperación ecológica, basada en el Global Green New Deal”, señaló la organización.

Para el secretario General y de Relaciones Internacionales porteño Fernando Straface, “es un reconocimiento internacional muy importante a todas las medidas que impulsamos en Buenos Aires. También al rol del jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta para promover esta agenda junto a otras ciudades del país y de la región”.   

BUENOS AIRES EN EL C40

Buenos Aires fue una de las primeras ciudades del mundo en comprometerse a ser carbono neutral en 2050, aclararon a SECCIÓN CIUDAD desde el Gobierno porteño. Todas las metas y medidas para combatir el cambio climático pueden seguirse en buenosaires.gob.ar/cambioclimatico. Se trata de un sitio con visualizaciones dinámicas sobre los principales indicadores climáticos.

Además, desde 2020, Rodríguez Larreta es vicepresidente de C40 para América Latina junto a la alcaldesa de Bogotá, Claudia Hernández.

Los estándares para participar en C40 incluyen una serie de requisitos obligatorios, como establecer un objetivo ambicioso para reducir las emisiones de GEI; publicar un plan de acción climática con iniciativas concretas para alcanzar objetivos; aumentar la resiliencia climática urbana y compartir activamente ejemplos de mejores prácticas con otras ciudades a través de las redes de C40.