Lunes, 22 de Octubre de 2018

Sobre el presupuesto 2019 de la Auditoría porteña

Por: MARíA RAQUEL HERRERO

El balance es sumamente positivo, porque más allá de nuestro rol como organismo de control de la gestión del Gobierno, estamos llevando adelante un fuerte trabajo de reestructuración interna.

 

Después de ocho años, la Auditoría General de la Ciudad tuvo el concurso estipulado por el Convenio Colectivo de Trabajo, habiendo quedado vacantes de valiosos profesionales que renunciaron u obtuvieron el beneficio jubilatorio. 

 

Desde la creación de la Auditoría, por primera vez se realizó un proceso de despapelización, trabajando en conjunto con la Dirección General de Reciclado, perteneciente al Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño, logrando entre 2017 y 2018 desechar 18 toneladas de papel. Y así, continuamos con el Plan Integral de Modernización y Fortalecimiento Institucional que se viene llevando a cabo desde el inicio de ésta gestión, habiéndose avanzado a la fecha con los ítems más importantes, informatizando y actualizando tecnologías y nuevas herramientas de gestión en pos de jerarquizar nuestros procesos, generando de ésta manera mejores informes que permitan un control más eficiente sobre la utilización de los recursos de la Ciudad.

 

Otro de los grandes logros, es haber podido mudarnos. Desde mayo, la Auditoria funciona en Jean Jaures 220. Es importante destacar que con la mudanza se concretó un anhelo muy importante desde hace muchos años y hoy por hoy, disfrutamos de un edificio moderno y con muchísimas más comodidades que en las que se trabaja anteriormente. En años anteriores, tanto siendo legisladora como auditora, he sido testigo de este pedido repetitivo que jamás se concretaba. Estoy muy feliz que en mi gestión se pudo llevar a cabo.

 

Estamos desde hace unos años en un proceso de ponernos al día con los informes atrasados, reduciendo el número considerablemente, poniéndonos a disposición de los equipos de trabajo para agilizar las respuestas y requerimientos de los entes auditados, además de no afectar la planificación que acaba de votarse con vistas al próximo 2019 siguiendo los principios de importancia, significatividad y riesgo enunciados en el artículo 3.1.1 de la Normas Básicas de Auditorias Externa (Res. AGC N° 161/00).

 

Image and video hosting by TinyPic

 

Continuamos y reforzamos la capacitación de los agentes a través de cursos dictados en la Auditoría, al mismo tiempo que también, se celebraron diferentes convenios, como con el Instituto de la Carrera, entre otros, con el objetivo claro de seguir aportando al conocimientos de los trabajadores.

 

También hemos marcado una agenda con los diferentes gremios de la casa a través de seminarios y jornadas que permitieron concientizar a los trabajadores en temas de importancia como la Violencia de Género, la Violencia Laboral, Cursos de Primeros Auxilios y de Reanimación Cardio-Pulmonar (RCP). Asimismo, se logró acercar al Ministerio de Salud porteño al organismo por primera vez para la vacuna antigripal como medida preventiva para los trabajadores de la Auditoría, quedando para los próximos años en la agenda del Ministerio.

 

Además, estamos trabajando con reuniones periódicas que involucran a gremios y asesores en la modificación del Convenio Colectivo de Trabajo, poniéndonos de acuerdo en los puntos más importantes y tratando de generar el mayor consenso posible para mejorarlo.

 

Haber escuchado durante la exposición a algún diputado de Unidad Ciudadana hablando de transparencia, habiendo sido parte y representante del gobierno más corrupto de los últimos años, me dio un poco de vergüenza ajena. En tal sentido, consideramos que la asignación de recursos del presupuesto solicitado para 2019 no pone en riesgo el funcionamiento del organismo ni el cumplimiento de los objetivos institucionales para efectuar un eficiente cumplimiento de sus competencias bajo ningún punto de vista. Por supuesto que no obviamos la situación económica que vive el país producto de diversas cuestiones, y por ello hemos tomando diferentes decisiones en consenso con los gremios mayoritarios que siempre están dispuestos al diálogo, donde priorizamos a los trabajadores y profesionales de la Planta, reduciendo la Planta política.

 

Otro de los motivos, por los que no se pone en riesgo ni la continuidad ni el cumplimiento de los objetivos se basa en el trabajo sólido, la reestructuración, el crecimiento y el fortalecimiento con cada una de las decisiones y acciones que venimos llevando adelante.

 

MARÍA RAQUEL HERRERO   Auditora de la Ciudad de Buenos Aires, por Cambiemos

#603