La Joaqui, la rapera argentina que es furor en las redes

ENTREVISTA (Por Malena Montes) Conocé a la única mujer del país que participa en batallas de Freestyle. Las feministas la celebran como ícono de sus luchas. Miles de mujeres se sienten identificadas con sus relatos.

Viernes, 14 de Julio de 2017 - 04:13 hs

Por Malena Montes @DraCasan

 

Joaqui empezó a hacer freestyle hace casi cuatro años porque un amigo la “convenció” de llevarla a una batalla. “Fui, me gustó y seguí haciéndolo siempre”, cuenta a SECCIÓN CIUDAD.

 

Se encuentra en un momento de transición y cambio constante. Dejó atrás a la Joaqui impulsiva e "inestable", como ella misma se define, para convertirse en madre y madurar no solo como persona sino a nivel musical. Por ello, decidió alejarse de las competencias y dedicarse a su música.

 

Joaqui deja ver las pecas de su rostro, pero según el día. "A veces no quiero ser una tierna pecosita, quiero ser rebelde", ríe y agrega: “estoy re contenta con el envase que me tocó”. También tiene bastantes tatuajes en su cuerpo, pero no sabe cuántos. "Los tatuajes son como los temas, los hago al finalizar una etapa", afirma.

 

Pero tiene un tatuaje muy particular sobre el corazón: el dibujo de una curita con una frase que dice "te perdono". "Me lo hice para perdonarme a mí misma, fue en una Red Bull que perdí y se me cayó el mundo encima. Ahí me di cuenta que quería hacer música, no freestyle”, sostiene.

 

Cuando no nacés con oportunidades ni derechos, en contextos desfavorables, y con la vida en contra, se impone el talento, ese único factor que aunque pasen los años y las generaciones nunca pasa de moda.

 

Para Joaqui, como para muchos raperos, la competencia de freestyle es una manera de descargarse. "Tengo un montón de gente que nos re bardeamos en el escenario y después lo abrazás y le decís 'fa, loco, cómo necesitaba desahogarme. En las batallas, la gente piensa: 'viva la rubiecita que habla como villera', en cambio cuando hago música empatizan conmigo".

 

El rap no se parece a cualquier otro género de música. Es personal y profundo, expone mucho de la persona que lo está haciendo. Diferente de otros géneros, donde el artista tiene tiempo para conceptualizar y abstraer ideas, en el rap se muestra todo crudo, directo y de una manera tan genuina como lo es Joaqui.

 

"La música es mi lugarcito donde puedo ser yo misma, donde puedo pedir perdón, enojarme o hablar, cosas que en la vida no me pasa", explica a este medio.

 

 

A pesar de su vida "loca", como dice en sus canciones, Joaqui terminó con primer promedio en la escuela. Ahora, lejos de las aulas, va a todos lados con su hija Shaina, que tiene casi un año. "Es mi re segunda", dice orgullosa.

 

Pero entre el colegio y su hija, pasó por rehabilitación mucho tiempo debido a su adicción a "todas las drogas que te puedas imaginar", como dice ella. Pero explica que fue el rap, no una terapia ni nada, lo que fue su salvación. "Cuando empecé a rapear pude canalizar con la música un montón de cosas que antes lo hacía con las drogas", detalla.

 

Considera que es "un personaje melancólico” porque “desde chica aprendí que no tengo que confiar en nadie". Pero cuando se le pregunta si confía en ella, Joaqui, con esa fragilidad que deja entrever, dice que "es en la que menos tiene que confiar" porque es "muy impulsiva". Sin embargo, lo remata con un "estoy aprendiendo a amigarme conmigo misma. Tenés que aceptarte para poder cambiar; siempre pensé que me comía el mundo y el mundo me estaba comiendo a mí".

 

Ser mujer en el mundo ya es complicado de por sí; pero, si además se le suma involucrarse en ambientes que históricamente fueron relegados al sexo masculino, transitar el mundo se vuelve aún más complicado.

 

Ese es el caso de Joaqui, que es la única mujer que participó dos veces en la competencia internacional que la marca Red Bull organiza, la Batalla de Gallos. Allí, dos freestylers se suben al escenario y se “atacan” con palabras y mucho flow (fluidez). Muchas veces estos enfrentamientos dan para involucrar aspectos personales y físicos, y caen en técnicas de humillación al otro.

 

Para Joaqui es aún más difícil, ya que la atacan por su género. “Puta” o “chupapija”, son los más comunes. No obstante, ella está cómoda en el ambiente: “Me parece un recurso muy básico, estoy muy acostumbrada a que ataquen así”. De esa forma, ir a competir contra varones, para la Joaqui, fue su manera de “sentirse poderosa”, en un mundo signado por ámbitos donde la mujer no tiene lugar.

 

“No hay que decir si una cosa es para varón o mujer, entonces lo que hice es que en un mundo donde todos los que rapean son varones, voy a rapear pero como una mina. Y las pibas en cambio quieren ir a rapear como varón", dice.

 

Las feministas celebran a La Joaqui a través de sus redes sociales cada vez que pueden. Una de ellas, y quizás la más conocida, es Malena Pichot, que la escucha regularmente y recomienda sus canciones. Incluso la trata de ídola y dice que se despierta a la mañana y la escucha.

 

"Lo que me gusta de Malena Pichot es que no pone a las minas en un lugar de víctima, el feminismo no es hacerle la guerra a los hombres. No importa cómo estoy vestida, te puedo provocar hasta mirándote a los ojos", aclara.

 

SUS CANCIONES

 

El tiempo libre que tiene lo usa para escribir su música, y habla de ella más como una necesidad que un placer: "La inspiración son momentos donde no puedo más conmigo, no me aguanto más a mí misma, ahí me gusta escribir".

 

También, muestra que "a la gente le hace feliz escuchar mis penas, pero a mí no me hace feliz tenerlas. Entonces las desahogo en un tema y ya está, en esa canción hago el duelo".

 

Sus letras se basan en lo que ella observa de su mundo: vínculos de amor tóxico, chicos con hambre, privilegios para la clase alta y falta de oportunidades para los más vulnerables. “Mira con mis ojos, después me contás”, dice Joaqui en una de sus canciones.

 

 

“FACE TO FACE”

 

"Uh, esa la escribí angustiada", relata Joaqui de la canción que dedica "a la gente noble, en un mundo donde el millonario le paga al millonario para que convenza a la clase media de que la culpa la tenemos la gente pobre".

 

Ella, que nació en un contexto de mucha dificultad, sostiene que "un nene con hambre mañana va a ser un hombre con sed de venganza, porque el mundo te hace así. Estoy re resentida con las cosas que me pasaron en la vida. Todos dicen 'mira ese negro de mierda', pero a mí la gente que más me fallo es la de la elite, la gente 'top'. ¿Cómo esperas que una persona humilde, que no tiene ni comida, vaya y pida las cosas bien? Me dicen 'ay, no sabés ni escribir' y les contesto ´bueno, disculpa, cuando vos estabas en el colegio yo estaba laburando".

 

Casi paradójicamente, mientras Joaqui contaba este tema, un grupo de quinceañeras se acercó para pedirle una foto. Simpática, ella se acercó y se tomaron la placa para las redes sociales. No obstante, antes de irse, dijeron con un entusiasmo extraño: "Aunque seamos caretas, escuchamos tu música", coronando y legitimando así el reciente relato de Joaqui: "¿Porque la gente deduce que soy villera, si me acaba de conocer?".

 

“NO SIENTO NADA”

 

La canción habla de las relaciones tóxicas y lo que implica eso tanto a nivel físico como mental. Joaqui cuenta su propia historia, pero es inevitable no sentirse identificada con alguno de los aspectos que relata. "Quiero aprender a amar, quiero poderte querer, quiero que todos los golpes un día dejen de doler".

 

Con una sabiduría increíble, Joaqui resalta que "el mundo está muy cruel para que te amen a medias. De una infidelidad, incluso de una cagada a palos, te recuperás; pero del daño psicológico que te hace una persona te queda por años o toda la vida. Tenés que quererte, ser re vos, que nadie te diga nada porque cuando no te querés, aceptás cualquier amor, dejás que te quieran a medias. Crees que te llena, y te dejás llenar con cosas que en realidad te están vaciando más".

 

“MAMA, PERDÓN POR MI VIDA LOCA”

 

"Siento que la vida me quebró y me curé, pero me quedaron esguinces. Me encanta que se sientan identificados con mis canciones, pero trato de transmitir que no hay que llegar hasta ahí. No hay que aprender del error propio siempre, se puede aprender del ajeno", resalta.

 

"Antes le echaba la culpa a otros de las cosas que me pasaban pero ahora entiendo que no es así. Hay gente que le pasan esas cosas y termina siendo presidente, que se yo", dice, pícara, y agrega que en su casa “lloraron todos de tristeza” cuando asumió Mauricio Macri.

 

ACTUALIDAD

 

La Joaqui tiene mucha incidencia en las redes sociales. Ya sean su cuenta de Instagram (malaxnaturaleza), su Facebook (La Joaqui) y su canal de YouTube (La Joaqui). Por otra parte, también podremos disfrutar de su show el próximo viernes 21 de julio en el evento de “Amor o Nada”, que realizó la reconocida feminista “Srta. Bimbo”. Será en el Centro Cultural Matienzo y, además de Joaqui, participarán músicos, periodistas y reconocidos artistas.

 

Además, anticipó a SECCIÓN CIUDAD que está por lanzar tres videos nuevos, de los cuales se muestra el adelanto de uno de ellos, a continuación:

 

#8385