Martes, 24 de Julio de 2018

Estamos frente a un ajuste, saqueo y amenaza de militarización

Por: CLAUDIO LOZANO

Macri y su gobierno parecen estar decididos a hacer estallar los cimientos de la democracia argentina.

 

En los últimos meses se han acumulado una serie de hechos y de definiciones que mirados en su conjunto parecen conducir a una deriva autoritaria del gobierno macrista. En materia económica se vivió una crisis inducida que buscó vía la supuesta imposición de los mercados realizar una brutal corrección de las variables económicas produciendo un nuevo saqueo a los bolsillos populares, para finalizar articulándose con un acuerdo con el FMI que termina de poner a la Argentina en una suerte de ajuste sin fin para los próximos tres años. Tres años, por ende de nuevas agresiones sobre las condiciones de vida de nuestro pueblo.

 

En simultáneo con esta situación, el gobierno ha permitido el ingreso de efectivos militares norteamericanos para dar instrucciones a un cuerpo de élite de las fuerzas de seguridad con el objetivo de garantizar la reunión del Grupo de los 20 a realizarse en nuestro país a finales de año. A la vez en el marco de acuerdos con los Estados Unidos y el Estado de Israel se ha avanzado en la adquisición de equipamiento de inteligencia y en la autorización para el ingreso de tres bases militares del Comando Sur de los Estados Unidos que, bajo el tramposo rótulo de la ayuda humanitaria o la excusa de la lucha contra el narcotráfico, ocupan nuestro territorio en Misiones (arriba de la tercera reserva mundial de agua dulce que es el Acuífero Guaraní), Neuquén (sobre los millonarios reservorios de Vaca Muerta) y en Ushuaia (para articular junto a los británicos en Malvinas el control sobre el Atlántico Sur y seguir depredando los millonarios recursos asociados a esa zona del mundo y a nuestras proyecciones antárticas).

 

Por último, el gobierno ha hecho explícita su decisión de modificar por decreto la ley de Defensa, permitiendo la incursión de las fuerzas Armadas en tareas de Seguridad Interna. Cuestión ésta, asociada a la necesidad de asegurar el redespliegue y fundamentalmente el aumento de los efectivos en posibilidad de militarizar el territorio nacional en obvia coincidencia con la aplicación de un plan de ajuste brutal.

 

Todas estas definiciones debieron y debieran pasar por el debate parlamentario y en ningún caso lo han hecho con distintas e insostenibles argumentaciones.

 

En la práctica Macri elude la democracia para cercenar la democracia. La movilización popular y el Conjunto de la institucionalidad democrática (sobre todo el Parlamento Nacional) deben reaccionar frente a esta combinación perversa de ajuste sobre las condiciones de vida de nuestro pueblo, saqueo de nuestros recursos naturales y amenaza de militarización en la que se ha convertido el proyecto gubernamental.

 

CLAUDIO LOZANO   Presidente de Unidad Popular

#165