"En la Ciudad, la oposición no representa al vecino"

ENTREVISTA (Por Joaquín Paganetti) El ex presidente del Banco Provincia Gustavo Marangoni habló con SECCIÓN CIUDAD sobre el rumbo económico, los casos de corrupción, el PJ porteño y la "difícil" unidad para 2019.

Miércoles, 8 de Agosto de 2018 - 02:32 hs

Por @JOPaganetti

 

¿Cómo ves la situación política del país?

 

Compleja. El antagonismo que se conoce como "la grieta" nos hizo desperdiciar esta década que está por terminar. Es una década de crecimiento cero. Y esto significa que hemos decrecido económicamente porque hay más habitantes de los que había en 2010. Evidentemente la política no ha sido útil porque no supo ser una herramienta para el crecimiento y el desarrollo del país. En esto hay una responsabilidad compartida entre el kirchnerismo y el macrismo, que jugaron un partido a sabiendas, conscientes y sin buscar un consenso fundamental. Por eso, ahora estamos pagando las consecuencias de los últimos años de Cristina que no fueron buenos y de éstos que son peores. La ex Presidenta se quedó sin política y el gobierno actual sin plata, sin economía. Los dos carecen de una visión sustentable social, económica y políticamente. ¿Cómo pagamos todo esto? Con más inflación, más pobreza, crecimiento cero y deuda.

 

El gobierno nacional reconoció errores y subestimaciones en su plan económico. ¿Cuánto de las acciones de este gobierno pensás son fallos de cálculo y cuántas son premeditadas?

 

En general hay enormes fallos de apreciación. El primero fue que al llegar Cambiemos, la confianza, la lluvia de inversiones y los brotes verdes iban a aparecer por todos lados. Eso habla de una enorme autoestima y poco diálogo con la realidad. Inmediatamente ésta demostró que esto no iba a ser así. Pero como tenían deuda para tapar, siguieron por un mismo camino, cuando todas las evidencias marcaban que no era el correcto. Si vos me decís "vamos a Mar del Plata", lo más normal es que empiece a ver carteles que digan "Bienvenido a Lezama, Chascomús, Dolores" y te diga que vamos bien. Ahora, si veo que dice "Pergamino, Junín", te toco y te digo que no es Mar del Plata, que ya llevamos ocho horas en el auto y no aparece la playa, el lobo marino. Entonces el gobierno pecó de una sobrestimación de su fuerza y sobre todo de la lectura de lo que más hablan, que es el mundo.

 

¿Por qué crees que están equivocados en eso?

 

Arrancaron el mandato pensando que el mundo estaba en un proceso de liberalización, de apertura. Ahí sí tienen una mirada noventista, porque el mundo está en un proceso de protección, de la famosa guerra comercial China-EEUU, de Trump, que llegó a la Presidencia con el "Hagamos América grande otra vez" a partir de la defensa de los intereses locales. Se esmeraron en ver otra cosa. Solo vieron la apertura financiera, pensando que para el país, que veníamos desendeudados y nos querían prestar, era un sinónimo a una apertura a nivel comercial. Eso fue un error estratégico enorme que lo terminamos pagando severamente.

 

¿Cuál fue tu primera reacción al enterarse de la denuncia por coimas y corrupción en la causa del "cuadernogate"?

 

Volvemos a lo mismo. Parece, para muchos, que hay un doble estándar en materia de corrupción, pero hay una sola. El problema es que como el antagonismo ha tenido todo en la Argentina, la idea es que si A comete un acto corrupto y soy B, A seguramente debe ser culpable. Ahora, si B hace lo mismo, entonces seguramente no. Así se juzga, condena y absuelve en virtud de los gustos personales y no de los hechos objetivos. Te lo explico con lenguaje de tus colegas: muchos de los que felicitaron a Juan Amorín, no hacen lo mismo con Diego Cabot y muchos de los que felicitan a Cabot no felicitan a Amorín.

 

Image and video hosting by TinyPic

 

¿Qué hace falta para la unidad del peronismo en 2019? ¿Una Cristina más moderada o un peronismo tradicional más crítico del gobierno?

 

Hay que ver si es posible esa unidad...

 

¿No la ves posible?

 

La veo muy difícil. Si queremos volver, tenemos que dar una mejor versión de nosotros mismos. Ésta no puede ser defender en bloque y de manera cerrada los años que terminaron. Eso no es convicción, es una profunda necedad. Además, nos cierra las puertas a sectores de la sociedad que se enojaron con nosotros con motivos. No es cierto que nos equivocamos en cosas menores.

 

¿En qué se equivocaron gravemente?

 

Fueron errores el conflicto de la 125, no haber salido del default, haberse embarcado en peleas inútiles que además se perdieron. Fue un error muy grave establecer un verticalismo crítico y no advertir que habían elementos de la economía que estaban más que fatigados. Es cierto también que la experiencia de gestión de Cambiemos es muy mala y tiene consecuencias tremendas para la economía general y los sectores trabajadores, sociales, no formales, jubilados. Estamos de acuerdo en eso, pero una parte de la sociedad no quiere ésto ni algo idéntico a lo que terminó.

 

¿Qué dirigentes peronistas pensás que representan ese aprendizaje?

 

Muchos, muchos dentro y fuera del peronismo. Sobre todo los gobernadores, la gente del bloque de Peronismo Federal. También hay gente del kirchnerismo que tiene una visión sensata y razonable. No es lo mismo un dirigente que otro. Felipe Solá o Alberto Fernández tienen una posición más cercana al kirchnerismo pero tienen sus matices. Hay liderazgos de la naturaleza de Jorge Taiana que, me parece a mí, tiene una enorme capacidad de contribución a la reflexión. También sectores juveniles. Por eso, si uno quiere ser coherente, no puede meter la grieta en esto. Pero lamentablemente los que priman y hegemonizan, tienen una visión sesgada, muy autorreferencial y narcisista respecto a lo que necesita la oposición para ganar el año que viene.

 

Y en la Ciudad de Buenos Aires, ¿te sorprendió la conformación de Cambiemos, con Martín Lousteau ahora más cerca del oficialismo?

 

Es algo que se venía hablando hace mucho tiempo. A mí lo que me sorprende es que hace tanto tiempo, la oposición no haya podido dar un mensaje más consistente. En buena medida, muchos de los errores de Mauricio Macri como presidente tienen que ver con muchas de las características de Macri como jefe de Gobierno, porque no tuvo oposición peronista. Entonces éste no estaba acostumbrado al peronismo como oposición.

 

¿Daniel Filmus no era una oposición peronista en aquel momento?

 

Te diría que no tuvo una oposición consistente, que lo ponga en riesgo. Nunca se sintió electoralmente amenazado por el peronismo de la Capital Federal. Entonces, aunque aún en la Nación no hayan candidatos con esa capacidad, hay gobernadores e intendentes peronistas con los cuales Macri se sorprendió. Estaba acostumbrado al peronismo de la Ciudad de Buenos Aires que era un Javier Portales y él Alberto Olmedo. Y ahora son el Portales de Horacio Rodríguez Larreta. Cuestionan algunas cosas, pero no mucho más que eso.

 

¿Por qué?

 

Porque solo miran una vertiente de la política, que es la nacional. No se dan cuenta que los porteños tenemos demandas y sofisticación política muy compleja. La quieren satisfacer con la grieta y le dicen "Macri sí o Macri no". Me parece que los porteños estamos pidiendo algo más estilizado que esa posición de muchos referentes, que se conformaron con el 22% de los votos y lo siguen celebrando. Además, esta idea de "nos oponemos a todo", no se ve tanto en las decisiones más importantes, donde la oposición pasa por desapercibida. Te opusiste al Metrobus que la gente lo vio bien pero no a un montón de venta de predios inmobiliarios que tienen un impacto muy negativo en barrios como Palermo, Belgrano, Caballito. Hay una suerte de oposición que no representa al porteño en la vida cotidiana, porque es tan simbólica que no da posiciones concretas y propuestas específicas.

#330